El Aporte de Alan Parsons al mundo de la música

La historia del inglés Alan Parsons es una historia marcada por el sonido tanto en su faceta como ingeniero como en la de creador.

Nacido en Gran Bretaña en 1948 desde muy temprano se inclinó por la música decantándose por su faceta técnica y sobresaliendo como ingeniero de sonido en EMI. Con apenas 20 años cumplidos, Alan Parsons formó parte del equipo de ingenieros de sonido que, a las órdenes de George Martin, dieron forma y fama a los estudios Abbey Road. Fue la aparición del disco “Sgt. Pepper´s” de The Beatles la que determinó de alguna manera su decisión de pasarse a los controles de los estudios de grabación: “no podía esperar a descubrir los secretos que se esconden tras un álbum”. Muy pronto dio indicios de su talento tras los controles.

De todos es conocida su participación como ayudante de ingeniero de sonido en el álbum de The Beatles “Abbey Road”. Desde entonces su carrera como ingeniero de sonido y productor de discos ha sido más que notable participando en la grabación de discos de Pink Floyd (el legendario “Dark side of the Moon”, con el cual obtiene un Grammy), Paul McCartney & Wings (“Wild Life” y “Red Rose Speedway”), The Hollies (“Hollies”,” Another Night”), Al Stewart (a quien produjo  “Modern Times”, el exitoso “Year of the Cat” o “Time Passages”) y muchos otros.

Será en 1975 cuando junto a otro gran técnico de estudio, compañero de Parsons en Abbey Road, además de  compositor y cantante: Eric Woolfson, a los que sumaría posteriormente Andrew Powell, en tareas de orquestador y arreglista, se decidan a fundar  Alan Parsons Project, debutando en 1976 con el disco “Tales of Mystery and Imagination” una colección de temas inspirados en relatos de Edgar Allan Poe que contaba con la colaboración del mismísimo Orson Welles. La idea del grupo era construir Lps de rock progresivo de carácter conceptual, utilizando para ello la idea del grupo como foro de encuentro entre artistas, tanto vocalistas como músicos de sesión, con el fin de interpretar y realizar la música compuesta y orquestada por Parsons y Woolfson. Tras el exitoso debut, Alan Parsons Project retornaron con otro disco conceptual “I Robot” (1977), un disco que al igual que el anterior tiene como base de partida una novela de ciencia ficción de Isaac Asimov. En él Parsons y Woolfson desplegaron toda su imaginación y todos sus inventos sonoros para realizar un disco que se consideró muy avanzado en aquella época, en el que los arreglos instrumentales son de un lujo sin igual. Inspirado el disco en una novela de Isaac Asimov enseñó el camino a seguir, en cuanto a investigación musical se refiere, a músicos como Jean Michel Jarre o Mike Oldfield.

En 1978 aparece “Pyramid”, un disco que incide en la creación de atmósferas, ahondando ahora en narraciones de leyendas y misterio, si bien en esta ocasión se hacía ostensible la influencia de los Beatles. “Eve” en 1979 recreaba el universo femenino, mientras “The turn of a friendly card” (1980) abordaba el tema de los casinos, los juegos de cartas y remembranzas de tiempos al interior de las cortes de reyes medievales.

Pero sería en 1982  el año de su consagración definitiva, en ese año aparece “Eye in the sky” álbum que contenía el comercial single homónimo cantado por el propio Woolfson. El single mostraba la definitiva decantación por el pop orquestal de Alan Parsons Project, lo que se tradujo en un enorme éxito de ventas. Posteriormente vendrían “Ammonia Avenue” (1984), “Vulture Culture” (1985), “Stereotomy” (1986) y “Gaudi” (1987), discos todos ellos que sin alcanzar las cifras de venta de “Eye in the sky” tuvieron una buena acogida por parte de sus seguidores gracias a una sugestiva disposición de texturas musicales que le han llevado al reconocimiento de su obra como una de las más interesantes del rock sinfónico británico.

La colaboración entre Parsons y Woolfson finalizó tras la realización del albúm “Freudiana”, sobre el psiquiatra Sigmund Freud. Tras este trabajo llega el "divorcio artístico" entre ambos. Eric Woolfson abandonó el grupo para dedicarse al teatro musical, mientras que Alan Parsons, que sentía la necesidad de seguir manteniendo su música hacia el directo, ha seguido grabando discos de rock sinfónico durante todo este tiempo bajo el nombre de The Alan Parsons Band y realizando giras mundiales. Desde 1990 y acompañado de sus siempre eficaces colaboradores, el guitarrista Ian Bairnson y el batería Stuart Elliott, Alan Parsons ha seguido grabando discos como “Try Anything Once” (1994), “On Air” (1996), un disco en el que colabora realizando los arreglos orquestales su ex-compañero de Alan Parsons Project, Andrew Powell, “Tim Machine” (1999) en el que nuevamente recupera el eje literario como elemento conceptual, en este caso la obra del mismo título de HG Wells, o mas recientemente “A Valid Path” (2004),  un disco que evidencia un giro de dirección mostrando un mayor interés por la música electrónica contemporánea, que está alejada de aquel clásico rock progresivo y sinfónico de los 70 y 80 y que da paso a un sonido más plano, duro y electrónico, pero que conserva la tradicional inteligencia característica de la obra de Parsons. El disco cuenta con la colaboración estelar de David Gilmour, vocalista actual de Pink Floyd. 

Paralelamente Alan Parsons ha seguido realizando conciertos y giras de manera incasable bajo el nombre de "Alan Parsons Live Project", tocando innumerables conciertos por todo el mundo y ofreciendo así un recorrido por su dilatada carrera, hecho que sucederá este 4 de octubre en Santiago de Chile.

Alan Parsons muestra sin duda una carrera ejemplar, que forma parte ya de la historia de la música y más concretamente de la historia del rock sinfónico y progresivo, un género nacido a mediados de la década de los 70 y que en buena medida contribuyó a definir de manera definitiva junto a  Pink Floyd. 

Para escuchar sus mejores canciones te invito a visitar mi CastPost o bien ingresa a través de los accesos directos (links) que encontrarás a la izquierda de este blog.

Nota: Nota redactada con algunas informaciones de la revista IndyRock Ideal España

Un tributo a David Foster

Sin lugar a dudas existen genios musicales que de cuando en cuando generan con su impronta un quiebre tan fuerte en la historia mundial de la música, que es imposible dejarlos pasar sin ser recordados a cada minuto.

Este es el caso del productor y compositor canadiense David Foster, quien junto a otros genios musicales como Alan Parsons, Quincy Jones o Humberto Gatica, cambiaron la cara de lo que conocemos por música pop de los años 70, 80 y 90.

Canciones tan recordadas como “If You Leave Me Now” y “You’re my Inspiration” de Chicago, el tema principal de la película Karate Kid II llamado “Glory Of Love”, aquella canción de la película El Guardaespaldas “I Have Nothing” o tal vez para los que recuerden aquella balada del grupo inglés Herat, Wind and Fire “Alter The love Has Gone” o la famosa “Because You Love Me” de Celine Dion, son sólo algunas composiciones que Foster ha creado, dirigido y producido con su impronta característica que deja los pelos de punta cada vez que los escuchamos a todo volumen en la soledad de nuestras casas, en el hermetismo que nos sume los walkman, o bien con  las ventanas cerradas de nuestros automóviles.

Foster nació en la ciudad de Victoria, Columbia Británica en Canadá. A la edad de 5 años estudia piano y sorprende a sus maestros por lo avanzado que era en comparación con otros pequeños prodigios. Al convertirse en una promesa, ingresa a la Universidad de Washington a la edad de 13 años (si leyó bien, a los 13 años) y tres años después, a los 16, se le ofrece la oportunidad de unirse a la banda de apoyo del legendario Chuck Berry. Desde ese minuto, Foster inicia su carrera musical que no ha dejado de entregar verdaderas joyas musicales al mundo.

En 1971, David Foster se instala en Los Ángeles (Estados Unidos), crea su propio grupo musical llamado Skylark y de inmediato posiciona el single “Wildflower” entre los Top Ten de las listas de canciones más pedidas de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, Foster participó como tecladista y en apoyos vocales junto a titanes como John Lennon, Diana Ross, George Harrison, Barbra Streisand y Rod Steward.

Su primer Grammy lo gana en 1979 gracias a la canción del grupo Earth, Wind and Fire "After the Love Has Gone". Tras esto, su carrera logró el estrellato, haciéndose cargo de producciones para Kenny Rogers, The Tubes y Kenny Loggins.

En 1982, gana su segundo Grammy por la producción de la banda sonora de la obra musical de Broadway llamada Dreamgirls. Adicionalmente en ese año compone y produce el hit romántico del grupo Chicago "Hard to Say I’m Sorry",  y en 1983 trabaja junto a Lionel Richie en su álbum superventas "Can’t Slow Down".

Para 1984, Foster ayuda a producir el álbum “17” del grupo Chicago logrando llegar al número uno con el éxito "Hard Habit to Break", lo que le valió el Grammy bajo la denominación “Productor del Año”.

Un año despúes, Foster escribió y produjo el hit del cantante John Parr "St. Elmo’s Fire (Man in Motion)", produciendo también otras canciones para la película del mismo nombre. En 1986 nuevamente ayuda a Chicago a encumbrarse en las listas top de popularidad gracias al single "Will You Still Love Me", y junto a Peter Cetera, el vocalista del grupo,  estrenaron la canción "The Glory of Love", tema central de la película Karate Kid II que fue una de las canciones más escuchadas de ese año y que con el tiempo se convirtió en un ícono de toda una generación. David también produjo bandas sonoras de películas que fueron luego superventas como Los Cazafantasmas y Footloose

Aprovechando los Juegos Olímpicos de Invierno en Canadá, en 1986 David Foster compuso y lanzó al mercado su sinfonía prima llamada “The Symphony Sessions”, una melódica y bella composición dividida en temas donde el piano clásico acompañado por la Filarmónica de Toronto logran formar una de las piezas musicales de música docta-contemporánea más importantes y bellas de los últimos 20 años. El álbum marcó un hito en la música contemporánea. De hecho fue oficialmente convertida en la banda sonora de los juegos de ese año.

Tras sus primeros años de carrera, Foster ya amasaba logros por todas partes, entre los que destacaban éxitos como "Talk To You Later" (The Tubes), "You’re The Inspiration" (Chicago), "Somewhere" (Barbra Streisand), y "We’ve Got Tonight" (Kenny Rogers y Sheena Easton). Unido a esto trabajó, produjo y compuso para Michael Jackson, Paul McCartney, Neil Diamond, Alice Cooper, Manhattan Transfer, Phil Collins, The Pointer Sisters, Hall & Oates, Jon Anderson y Aretha Franklin, por decir algunos.

Entrados ya en los 90’, Foster fue galardonado por la revista Billboard como uno de los mejores productores y compositores de Rithym and Blues de todos los tiempos. La cima de su carrera para ese entonces lo logró con el trabajo junto a Whitney Houston gracias a su composición, arreglos y producción de la banda Sonora de la película El Guardaespaldas.

Al mismo tiempo, logra entablar una fuerte amistad con la cantante Celine Dion con quien trabajó posteriormente en numerosos álbumes. Entre sus principales logros para esa década destacan: Celine Dion “Falling Into You”, "Because You Loved Me" y "To Love You More". Natalie Cole “Unforgettable”. Barbra Streisand “Broadway”, “Back to Broadway”. Michael Bolton y su album “Timeless”. Kenny G “Breathless” (album).  Toni Braxton "Unbreak My Heart”.  Whitney Houston "I Will Always Love You". All-4-One "I Swear”.

Las producciones y canciones que alcanzaron posiciones Top Ten de David Foster estuvieron más de un 20% de la década en esos lugares.

Gracias a su visión y la genialidad de su trabajo, unido a una vida intachable que demostraba valores y responsabilidad, Foster fue nombrado Vicepresidente de Atlantic Records en 1994. En 1997 fue promovido a Vice Presidente Senior de Warner Music Group y gerente de la empresa “143 Records”, la que él ayudó a fundar un año antes.

En 1995 descubre e introduce a los Estados Unidos a la banda irlandesa The Corrs. En 1996 y con la voz de Toni Braxton, la canción  "Un-Break My Heart" alcanza los primeros lugares de popularidad y es nominada tres veces al premio de la academia. También produce canciones  para las películas "Moulin Rouge", "The Score" y trabaja en la producción del single "Me Iré" de Alejandro Sanz.

Foster es el responsable además de sacar  a la luz al canadiense Michael Bublé, quien ha editado ya tres álbumes que rememoran las mejores canciones de los ’50s a los ’70s. Sólo el primer álbum de Bublé superó el millón de copias vendidas a nivel mundial.

Durante su vida musical, ha sido ganador de nada menos de 14 premios de la Academia de Artes y Ciencias Musicales de Estados Unidos (los conocidos Grammy) y desde 1973 cuando debutó en la escena mundial, ha obtenido 42 nominaciones a estos premios.

También ha participado en majestuosas creaciones, coproduciendo álbumes y canciones con otros grandes de la música mundial como Quincy Jones y Humberto Gatica, por solo nombrar a algunos

David está casado con Linda Thompson, quien es frecuente colaboradora de sus producciones musicales. Ambos tienen 6 hijos y en 1991 Foster fue nombrado “Padre del Año” de Estados Unidos.

Para cerrar, cito las palabras de un biógrafo de Foster, quien en el sitio www.olografix.org/krees/foster.htm, califica a este genio musical como  “un productor visionario, compositor prolífico y un iluminado arreglador de melodías. Foster combina raramente el talento, el gusto y la dedicación por su trabajo”, lo que a mi juicio lo convierte en un espécimen raro, al que definitivamente debemos agradecer que aún sea joven como para seguir enriqueciendo la música mundial, que a veces se enferma y sucumbe ante fenómenos que la acercan al precipicio como lo es hoy el Reggeaton, en los 90’ lo fueron los proyectos desechables (Backstreet Boys), en los 80’ grupos de mentira como Tecnotronic o Milli Vanilli y el los 70’ (aunque a muchos nos guste), la música disco.

Sitios para conocer más de David Foster

 www.olografix.org/krees/dfnet/html/multimedia.php3 (Videos y clips musicales)

www.davidfoster.com (Sitio oficial que reune fotografías, biografía y además, mientras es visitado, reproduce las mejores melodías compuestas y producidas por Foster en formato digital, mediante streaming)