Probamos el Nuevo Kaspersky Internet Security 2014

 

CapturaEl tener un antivirus instalado en el PC ya no es un lujo sino una necesidad. Dejando de lado aquellas soluciones gratuitas que ayudan a los que no tienen ni uno (como Avast o Microsoft Security Essentials), el mundo de la protección cibernética sigue avanzando y lo mejor, a menores costos.

Prueba de lo anterior es ver que las otroras costosas licencias que ostentaban Norton o McAfee, hoy se venden (al menos en Chile) en farmacias y a precios ridículos (US$ 5). Y otras, que partieron siendo ligeramente accesibles en momentos en que un antivirus costaba más de US$ 100 por computador, hoy resultan ser de las más costosas, como es el caso de Kaspersky.

La solución de seguridad de origen ruso se ha ganado un espacio en el mercado. Siempre demostró tener bases de datos más completas, complementos más potentes y una arquitectura más robusta contra ataques y desactivaciones de virus, hechos que lo convirtieron en el favorito de programadores y también, de los macucos usuarios que aman navegar por los lados oscuros de la internet.

Este año, probamos la nueva versión de Kaspersky Internet Security (KIS) 2014, que fue lanzado en noviembre de 2013. Al contrario de las versiones pasadas, KIS 2014 presenta fuertes cambios que resultan interesantes, aunque en desmedro de la velocidad y la cantidad de recursos que finalmente “come” al sistema. Con esto KIS dejó de ser un elemento importante en el PC que lo protegía sin molestar. Se puso algo “Microsoft” para sus cosas, esto es que para ser mejor, debe molestar, pesar y comer recursos de sobra, lo que claramente molesta a máquinas modestas o sencillamente viejas.

Cambios y Mejoras

Captura2KIS 2014 introduce, primero, una novedosa forma de trabajar sus licencias. Ya no es necesario comprar una versión específica con una clave para cada equipo. Directamente desde su sitio web, el usuario puede elegir cuántos sistemas se deben proteger y con eso, es posible bajar indistintamente la protección tanto para PC, Mac o Android, usando los códigos que el proveedor entrega. El precio promedio de una licencia por equipo bordea entre los US$ 50 a US$ 7, dependiendo del volumen, lo que nos parece adecuado, pero no es el más barato del mercado, hay que decirlo.

En cuanto a su interfaz, KIS 2014 se muestra mucho más amistoso, entendible y manejable que las versiones anteriores. Es intuitivo, es comprensible lo que muestra y es más fácil de administrar. Ya no se necesita ser ”usuario avanzado” o ser casi un “programador” para entrar a la consola de comandos del antivirus, lo que se agradece.

En cuanto a funciones, sigue manteniendo lo estrenado en 2013 y que claramente fue lo más aplaudido por los críticos. Junto a su ya tradicional paquete de protección que incluye antivirus, firewall y protección de navegación proactiva por la web, se incorporan el control parental de sitios web y que también incluye aplicativos y protección de transacciones, donde KIS blinda y monitorea los puertos de comunicación cuando ingresas a sitios SSL. También mantiene un teclado virtual, que evita que posibles troyanos sepan las claves que uno usa al momento de ingresar a entidades financieras por Internet o simplemente cuando estás comprando.

Cosas que deben mejorar

Como todo en la vida nada es perfecto. La instalación del programa sigue siendo lento y engorroso. Cuando bajas el aplicativo desde los servidores de Kaspersky, entrega el programa con el motor lanzado en noviembre de 2013. Luego de esperar largos momentos para obtener los casi 450 MB que pesa, el sistema inmediatamente se conecta e instala la última versión disponible, lo que significa bajar otros 400 MB adicionales. ¿No sería mejor en ese caso bajar un instalador? Tiempo perdido.

Para los usuarios de KIS 2013, el cambio de versión resulta bueno y limpio. Se obviaron los típicos conflictos pasados donde la instalación dejaba más estragos que soluciones en el sistema. KIS 2014 se posiciona muy bien en el PC que ya cuenta con protección de la misma marca. No pasa lo mismo con aquellos equipos que tenían un viejo antivirus que incluso resulta ser invasivo en las librerías. Probamos, por ejemplo, su comportamiento ante Microsoft Security y tuvimos que desinstalarlo manualmente ya que ambos sistemas comenzaron a pelear antes de dejar que uno se desinstalara frente al que llegaba. Algo parecido sucedió con Avast. Luego de ello, el equipo comenzó a tener inestabilidades en temas como falla en la lectura del CD-ROM o ausencia aleatoria de Gadgets del Escritorio en Windows 7, entre otras. ¿Solución? Cepillado del disco duro, no queda otra.

Otro tema que resulta también destacable es la extrema lentitud con la activación de servicios del propio antivirus. Utilizando un sistema Core i7 de 3.2, con 8GB de Ram, disco duro SSD de 250GB y tarjeta aceleradora de 2 GB de ram, el arranque de KIS 2014 queda relegado hasta en 2 minutos, lo que resulta preocupante. Y esto no es algo aislado, resultó un asunto permanente. A tal grado es que Kaspersky omitió la alerta mediante popups que siempre emitían sus anteriores versiones de antivirus cuando el programa estaba “desactivado”, tras arrancar Windows. Ahora sólo sucede cuando pasan más de 5 minutos y sin que el usuario lo note a simple vista. Preocupante.

Lo otro que se mantiene es la poca proactividad de las actualizaciones de parches. Kaspersky insiste en su manía de programar las actualizaciones a una hora específica del día. Si bien podemos cambiar eso, no es inteligente ni proactiva la manera en que baja sus definiciones. De hecho, KIS sigue “alegando” cuando el sistema está desactualizado por más de 2 días… pero sigue también sin conectarse sólo y sin solucionar el problema en automático, lo que resulta bastante molesto.

Palabras finales

Captura3No sabemos si KIS 2014 sea o no la mejor solución del mercado en estos momentos, pero sí al menos sigue gozando del cariño y la admiración de los conocedores de seguridad. Si bien es cierto que estos “problemas” pueden solucionarse con versiones que posiblemente sean liberadas a mediados de este año (algo clásico de Kaspersky), KIS 2014 se posiciona como una buena alternativa para aquellos que buscan navegar seguros por este mar infestado de piratas y tiburones llamado Internet.

Para descargar una versión de prueba ingresa acá:  http://latam.kaspersky.com/mx/descargas/versiones-de-prueba/internet-security

Requisitos de sistema e información corporativa: http://www.kaspersky.es/software-antivirus-domestico/internet-security#Feature2

Sony Tablet S 16GB: La Mejor De Su Clase

 

Tablet-S-1Todavía hay muchos que le están buscando el sentido a las tabletas. Son menos poderosas que un notebook, pueden llegar a costar un tercio más que un Toshiba con procesador de doble núcleo y pantalla de 14’’, son menos versátiles y más complicados de usar para los usuarios no nativos del ambiente Windows… pero la rompen en países desarrollados. ¿La respuesta? Posiblemente porque llenan ese vacío que no puede entregar el notebook, y donde el Smartphone aún le falta mucho camino por recorrer: portabilidad, hiperconectividad, velocidad, simplicidad y apoyo en tareas productivas.

Y claro… el notebook pesa hasta 10 kilos (en muchos casos), no puedes meterlo en tu cartera, la batería con suerte dura una hora, se sobrecalienta, a veces es lento en cargar programas, por definición es inseguro (necesitas antivirus, firewall, navegador parchado, sistema operativo actualizado, etc, etc, etc) cuando necesitas solucionar un problema conectado a la red, finalmente, terminas usando el Smartphone, para evitar la lata de encenderlo.

¿Seguimos? El celular dura menos de mediodía si lo conectas a la red 3G, tu plan de datos es limitado, la pantalla es extremadamente pequeña, el procesador a veces hace agua y claramente si estás trabajando conectado, con un segundo programa, si alguien se atreve a llamarte, sencillamente tu terminal hace caput… y les ha pasado a todos en algún momento.

La Sony Tablet S

Con la salida del iPad, la genialidad de la industria de copiar y mejorar una buena idea (que no sea de Microsoft, por supuesto), no se hizo esperar y hoy, nos vemos inundados de cientos de miles de modelos de tablets. Y la promesa es simple: mejor que un Smartphone, y más veloz, disponible y transportable que un notebook. ¿Ideal? Por cierto.

Y dentro de la gama de las tabletas que hay en el mercado, hay una que destaca por sus características y precio más o menos accesible: La Sony Tablet S.

sony-tablet-serie-sConfigurada sobre la base de Android 3.2, es una buena alternativa para quienes dicen “odio Apple, no me voy a comprar un iPad”. Tiene procesador Tegra Nvidia de doble núcleo de 1 Ghz, memoria ram de 1 GB, memoria interna de 16 GB, puerto USB, Wi-Fi. Bluetooth, lector de tarjetas SD y DNLA. Y se comporta bien.

Si bien es cierto que la carga del sistema operativo puede durar 30 segundos después del runtime del ROM (que dura otros 10 segundos), la disponibilidad de los aplicativos es inmediata. Y para los ubicados en la tarjeta SD tiene una latencia de hasta 10 segundos adicionales.

Su interfaz es realmente impresionante y destaca por sobre la media de los tablets (antes de adquirirla probé Toshiba, Samsung y Acer y era como tener un celular Android muy grande, pero sin posibilidades de marcar). Intenta mostrar 4 escritorios simultáneos con entorno que emula bidimensionalidad, lo que se suma a una impresionante pantalla de 9.4’’ LED de 1280 x 800, y una personalización que costumizó Sony que sencillamente sorprende y supera con creces a su competencia.

En cuanto a rendimiento, su batería es la que menos dura dentro de la industria, acercándose a las 8.5 horas de uso bajo condiciones normales y no más de 4 horas en condiciones de uso intensivo (videojuegos, por ejemplo).

En lo referido a conectividad, su chipset es de gran calidad ya que la sensibilidad de sus rangos para WiFi (B/G y N) y Bluetooth 2.1, superan con creces a la competencia. Es así como en pruebas de campo, fue posible que la tableta captara redes que provienen de edificios corporativos y hoteles, que otras tabletas, encendidas en el mismo punto, siquiera pudieron identificar en el SSID. Además incorpora emisor de IR, por lo que tu Tablet puede ser de gran ayuda si estás instalando componentes domóticos en tu casa. Si no es el caso, no importa, su aplicación de Control Remoto, opera desde la caja del cable, la TV, el Blu-Ray, el DVD, equipo de música y todo lo que se te antoje. Maravilla.

Y si crees que los programas de productividad son un “gap”, puedes bajar gratis desde Android Market la app “Onlive Desktop”, que muestra un escritorio virtual basado en Windows para navegar con Explorer 9 y usar Office 2010.

Ah, y si te molesta que no tenga 3G, puedes con un teléfono Android superior al 2.3.3, crear un hotspot virtual para que por WiFi se conecte a la red celular.

Problem solved.

¿Un buen producto? Muy bueno, aunque la pantalla debería ser de 11’’ al menos, tomando en cuenta el tamaño de la tableta. En definitiva un muy buen y caro juguete para los que sienten que la tecnología es algo esencial en su vida.

Como nota aparte: Sony y Toshiba son las únicas marcas que han anunciado su intención de upgradear sus tablets desde Honeycomb a Icecream Sandwich (4.0). Ambas podrían recibir la actualización para junio de 2012, gratis.

Especificaciones de la Sony Tablet S 16 Gb probada

 

Pantalla

LCD 9,4″

Resolución

1280 x 800

Sistema operativo

Android (Honeycomb 3.2.1)

Plataforma

Tegra 2 / 1 GHz

RAM

1 GB

Almacenamiento

Hasta 32 GB

Expansión

SD/SDHC

Conectividad

WiFi (b/g/n)
Bluetooth 2.1 + EDR

GPS

Sensores

Acelerómetro (3 ejes), Giroscopio, Brújula, Luz ambiental

Cámara frontal

Sí (0,3 MP/VGA)

Cámara trasera

5 MP / Grabación vídeo (720p)

Dimensiones

241 x 174 x 10 mm

Peso

598 gramos

Batería

Ión-litio

Análisis PES 2012: Un Claro Retroceso

pes2012La mayoría de los analistas compara siempre la rivalidad entre FIFA y PES. Y la verdad es que ambos no tienen comparación. FIFA es muy usado por amantes del fútbol, la estrategia y para jugar solos. PES en cambio, se disfruta entre amigos y también, por los seguidores de la Champions League.

Sin importar lo anterior, hay que destacar que las últimas dos entregas del Pro Evolution Soccer de Konami han mejorado bastante. De ser un juego arcade, con jugadas inverosímiles y posibilidad de lanzar bombazos a 40 metros, y meter la pelota con arquero y todo dentro del arco, pasamos a uno bastante equilibrado, creíble, entretenido, con pocos ripios y entendible, como lo fue la versión 2011.

La franquicia japonesa este año trató de incorporar jugabilidad y realidad al máximo para quitarle parte del reinado a FIFA de EA, el que sigue dominando las ventas mundiales gracias a que cuenta con la licencia de todos los jugadores y equipos que allí participan. PES en cambio sólo algunos.

Según lo que dice el fabricante, se mejoró la IA, la gráfica, la calidad de las jugadas, el comportamiento de los jugadores en el campo y también, se insertó la posibilidad de controlar al mismo tiempo a un segundo futbolista para crear jugadas habilidosas, tal como ocurre en FIFA, mediante el control analógico. Adicionalmente se hicieron retoques a los clásicos menús para que fueran más entendibles y se mantuvo por segundo año la Copa Libertadores.

Nuevas funciones e IA

Vamos por parte. Con la incorporación del control análogo de un segundo jugador, puedes generar jugadas realmente elaboradas, y te da una ventaja inigualable en el campo cuando estás en desventaja. Por otro lado, es una joda intentarlo y no siempre logras lo que en el papel, en el manual o en el video de la demo te muestra. Pero al menos no es mal intento.

En cuanto a la IA, claramente es mejor la de 2011. En esta versión, si juegas con un equipo con bajo nivel de habilidad (como uno chileno en la Copa Libertadores), los jugadores andan por cualquier parte, se molestan entre sí, no abren el campo e incluso, cometen errores tan tontos que parecen incluso tener fallas motrices, como cuando mandas un pase corto, y el que la recepciona le rebota en los pies… inconcebible.

En equipos que muestran alto nivel, como el Manchester United, los jugadores no siguen tus instrucciones, no se ven afiatados u ordenados a tu ordenamiento táctico (si decides cambiar la formación por la que trae originalmente) y, aunque ordenes que no exista cambios de posición, puedes ver claramente a un líbero derecho paseándose por el otro lado del campo. Algo que no se veía en la versión 2011.

La IA de PES 2012 tampoco cambia aquellas “trampitas” que ha mostrado por años, y que son tan groseras que llegan a molestar. De cuando en vez, cuando juegas campeonatos, copas o la Liga Máster, el sistema sube la dificultad del partido dos a tres niveles. Y si detecta que aún así eres capaz de mantener la ventaja, tus jugadores se lesionan sin razón o el árbitro te expulsa a dos o tres jugadores. Una niñería.

Narraciones y multimedia

En cuanto a multimedia, también hay un retroceso. Las narraciones de Luis García y Cristián Martinoli (ex futbolistas mexicanos y comentaristas de TV Azteca) dejaron de ser graciosas. Es más, sus comentarios son casi los mismos que en las 3 últimas versiones, sólo que en esta oportunidad, hay menos chistes, menos diálogos, menos interacción y claramente menos emoción. El juego se torna aburrido sin su chispa de versiones anteriores.

El ruido ambiental molesta y bastante. No hay mejoras más allá de lo insertado en 2011, cuando se agregaron cánticos clásicos de variados equipos del mundo. De hecho al jugar la Libertadores, no hay los clásicos de los equipos argentinos.

En las repeticiones también hay un traspié. De pasar de cámaras de varias direcciones, con buenos ángulos, ahora tenemos tomas aéreas que nos recuerdan al Winning Eleven en PES… sin comentarios.

En el tema de los rostros de jugadores y gráfica en general, de dulce y agraz. Muchos jugadores conocidos, especialmente los de la liga española, muestran rasgos muy parecidos con el personaje real. No así los de las ligas sudamericanas y selecciones, que francamente llegan a ser un chiste. El equilibrio de los rostros estaba mucho mejor en PES 2011.

Los creadores colocaron énfasis en mejorar los comportamientos de los hinchas y detalles fuera de la cancha como encargados de seguridad, fotógrafos y el entrenador. Detalles tontos que no se agradecen, porque no están muy bien logrados y claramente quitan poder a lo que realmente se necesita y que está en el campo de juego. De hecho, para entregar una mejor experiencia, Konami intentó suavizar los cuerpos de los jugadores, lamentablemente el resultado final se ve bastante difumidado. Me quedo también con el 2011 en eso.

En cuanto a la música, una pena. PES 2010 y 2011 tenían un soundtrack impresionante. Parece que en 2012 faltó el presupuesto ya que aparte de contener sólo 6 canciones, todas estas son desconocidas y bastante aburridas.

Jugabilidad

La obsesión de Konami por seguir tratando de crear una especie de simulador de fútbol con PES, tocó bastante cerca con 2011. Con la versión 2012 se fue a cualquier parte. Los jugadores se comportan extremadamente reales y con ello, el juego se torna lento, difícil de controlar, complicado de dominar y realmente exasperante, al momento de generar presión e intentar arrebatarle la pelota al contrario.

Los jugadores pierden el equilibrio constantemente, sus cuerpos se desarman con facilidad, la generación de errores en el campo se multiplican por miles y el movimiento de la pelota se torna monótono, poco atractivo y hasta poco creíble. Por ejemplo, los despejes son más lentos y menos potentes que en 2011 y si se realiza con el botón azul (X), la pelota se eleva hasta 20 metros… de locos.

Los cobros arbitrales muestran errores garrafales (no sabemos si adrede o no) y el 80% de ellos se realizan con retrasos de hasta 2 segundos tras cometida una falta. Lo que sigue siendo implacable es el cobro del fuera de juego, que mantiene su sistema draconiano, aunque se traspase por milímetros la línea, lo que resulta bastante idiota.

Para los amantes del juego ofensivo, veloz, a la inglesa, a la alemana o a la holandesa (despeje, dominio, pase, correr por las bandas, centro y gol), con PES 2012 la pasarán mal, ya que los pases en profundidad no son tan buenos como en 2011, los pases cortos son ahora cortos y hasta flojos y la generación de goles es bastante más complicada.

Para los que aman el toquecito, el armar la jugada desde atrás, el “abrir la cancha” y esa vieja escuela donde el profesor decía “tóquela, tóquela, devuélvala”, claramente lo pasará genial en este juego, que privilegia ese estilo.

¿Cosas que mejoraron? Puedes ser dueño, entrenador o jugador de un club que elijas. Y lo que más se agradece: la sección de penales por fin funciona como corresponde. El arquero se tira en el momento y de la forma que quieres. Y si lanzas, la pelota se va para el lado que quieres. La visión del ataje y del disparo es estupenda, tanto en partidos como en rondas finales.

Con el parche de actualización lanzado en octubre, se agregaron nuevos juegos de zapatillas y se reclasificaron las plantillas de los clubes europeos. No así los latinos que muestran, como en el caso de Universidad Católica, a Garcés en el arco e incomprensiblemente atajando… y bastante.

¿Conclusión? Si estás feliz con el PES 2011, quédate con él, no vale la pena invertir por la nueva versión, al menos esa es la impresión que da tras varios días jugando a un sorprendente y desilusionante PES 2012.

Análisis del Nuevo Medal Of Honor: Desilusionante

medal-of-honorMe olía algo raro cuando EA comenzó a levantar una polvareda artificial, al tratar de defender su juego de las críticas del Departamento de Defensa Británico, quien acusó a la compañía de irresponsable, cuando se dijo que el multijugador era posible correrlo siendo parte del bando terrorista talibán (algo que en la versión final no está disponible).

Y cuando el juego llegó a mis manos, los temores se hicieron realidad. Medal Of Honor desilusiona y mucho: errores garrafales en el motor gráfico, una historia sin principio ni fin claros, acción desordenada, poca variedad de armas y limitaciones en el desplazamiento, hacen que con justa razón pueda decir que si quieres jugar un shooter bélico, favor deja pasar este título.

EA entregó la franquicia Medal Of Honor al desarrollador Danger Close Studio, que es una escisión de EA Los Ángeles. El motor grafico se basa en el aplaudido Frostbite, que fue creado por los suecos DICE, quienes han dado que hablar por el alabado y muy bien logrado Battlefield Bad Company 2.

Todo en el papel se ve bien, hasta que juegas. Acá algunas cosas que comentar:

El juego

Se basa en las operaciones de Rangers y comandos infiltrados en las altas cumbres de Afganistán, en el teatro de operaciones de guerra sucedido entre 2002 y 2003, tras los horrorosos ataques perpetrados contra las Torres Gemelas en Estados Unidos. La misión del grupo al cual perteneces es simplemente avanzar, infiltrarte, conseguir información y cumplir misiones, pero sin un orden específico y menos con la idea de ir tras el terrorista más buscado hasta ahora.

La gráfica y motor

Regular. Días quemados, noches muy iluminadas, excesiva presencia de rombos. El teatro de operaciones es tremendamente limitado y sólo es posible moverse por los mismos lugares donde lo hacen tus compañeros. Si te dan ganas de ir a explorar a otros lugares, ni lo intentes. A los tres pasos te quedarás trancado.

Armas

Limitadas, de comportamiento poco creíble, fáciles de manipular y extremadamente exactas, dan la sensación de estar jugando un shooter para aficionados y no uno que merece la saga de Medal Of Honor. La peor expresión del manejo de armamento es cuando estás sobre vehículos en modo campaña: literalmente el disparo es cualquier cosa.

Acción

Desde el inicio hasta la mitad del juego en modo campaña, las escaramuzas son lateras, aisladas, con mucha acción vista desde cinemáticas basadas en Blink que te hacen perder el tiempo, pero situaciones que te hagan sudar, sólo cuento 3 o 4, nada más.

Errores

Muchos e impresionantes. El juego se mostró errático e, incluso, se congeló e hizo que la consola se cayera en una oportunidad. Al momento de tomar la posición de francotirador con visión termal, era posible ver cómo terroristas talibanes suben las colinas sin mover los pies y, también, como el AC-130 (transporte de apoyo aéreo estrecho), se mantiene congelado en las alturas mientras dispara a las tropas que te rodean: impresentable y atroz.

En resumen, un juego shooter para neófitos. Poco realista, sin amor, sin fuerza, sin coraje y sin el honor que se mostraba en todos los títulos de la saga. Acá estás inmerso en un conflicto que no te mueve nada en el alma, que no conmueve y que no tiene mucho sentido. El desarrollo de la historia podría haber sido mejor y también las situaciones de combate, las que claramente pudieron ser mejor trabajadas.

En comparación con otros dos shooters memorables como Modern Warfare 2 y Bad Company 2, Medal Of Honor se queda sólo con las buenas intenciones, una tremenda campaña de marketing y comunicaciones y nada más que eso. No vale la pena y así de claro es.